Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2009

El pronóstico de la Organización Mundial de la Salud nos advierte:
“Se espera que los trastornos depresivos, en la actualidad responsables de la cuarta causa de muerte y discapacidad a escala mundial, ocupen el segundo lugar, después de las cardiopatías,  en el 2020”.
Según  los datos de la OMS: 121 millones de personas padecen depresión. Asimismo, esas depresiones representan una auténtica hemorágia de energía y de dinero que colapsa la sociedad y  que supone un reto para los políticos de la Salud.
Las depresiones dan cuenta de esta cara oscura de nuestra intimidad  contemporánea,  cuya otra cara es el ideal del éxito y de la obligada felicidad-para-  todos.
La depresión es un fenómeno de la época que representa su estado de ánimo, es la enfermedad del discurso capitalista,  como la llaman algunos. El sujeto deprimido o melancólico es aquel que no acaba de encontrar su lugar en  los vínculos sociales, y asi padece su  desgana, orfandad y desamparo.
La  paradoja que delata este ejército de deprimidos,  como patología principal de nuestro tiempo,  viene a decir lo mismo, hay un malestar creciente de muchos sujetos que sufren  una especie de duelo interminable,   abandonados a su suerte,  o  a sus fármacos,   y a su silencio en soledad. Hay sujetos que no acaban de estabilizarse en una relación al otro con su diferencia y sus marcas,  para poder  tratar su síntoma y situarlo en su historia particular.
Si  Freud construye su teoría sobre “El sentido de los síntomas” que se  anudan  con el inconsciente,  con  el lazo  social,  en los lazos entre padres e hijos,  en el compromiso y los afectos subjetivados, hoy  podemos constatar  que  a veces poco sentido le queda.
Según Freud, el afecto depresivo traduce la sumision del yo al superyo relacionada con la culpa. El superyo impone un sacrificio y reclama cada vez más y más. Para Klein, la depresión está relacionada con el desespero por la destrucción de los objetos amados a causa de la propia destructividad. En terminos lacanianos diríamos que el sujeto deprimido ha renunciado a su deseo y se entrega sin resistencias a la inercia del sufrimiento. ¿Cómo entender y tratar este flagelo de nuestro tiempo marcado por una tristeza  tan especial y paradójica?
¿A quién encomendarse?
¿Dónde encontrar algún sentido orientador en lo personal y  en lo colectivo?
Los psicoanalistas no pensamos en los términos de la  “epidemia” periodística, tratamos a cada sujeto uno por uno,  para darle un lugar propio y devolverle la palabra. Las respuestas, desde este Blog recien estrenado,  iran llegando.