Skip navigation

FÒSSIL. Dirección: Jordi Cortés. Intérpretes y creadores: Mercedes Recacha, Xavier Duacastilla, Jaume Girbau, Anabel Castan, Rita Almeida, Emilio Bravo.
Espectáculo que investiga cómo ser ‘excavadores’ de uno mismo y cómo indagar en la memoria corporal del propio cuerpo y del movimiento primigenio. La memoria es una cualidad propia del material: las piedras, los árboles, la carne, las paredes, la piel … Por tanto, la materia es y tiene memoria. En definitiva, ‘Fósil’ busca, juega, experimenta y profundiza en las grietas mismas de nuestra memoria corporal, de nuestra memoria genética y la memoria de los espacios donde hemos trabajado y compartido nuestras experiencias. De esta manera, ‘Fósil’ crea un diálogo entre un espacio plural y público con nuestro espacio privado e íntimo, en una serie encadenado de resonancias y de ecos.

Por fin, una luciérnaga que ilumina las tinieblas, que nos ilumina a todos con una luz intensa. Con las alas rasgadas, pero con un deseo a prueba de casi todo. El deseo se materializa mas allá del cuerpo que se transforma en otra cosa, en la materia del deseo, casi desencarnado. ¿Qué hacer con lo que queda? Esta sería una pregunta casi cotidiana para cualquiera de nosotros. Todo depende de la respuesta, en este caso patente: no retroceder ante el deseo.
Cuanto se agradece este corte en el ojo, con una nueva mirada que resitua las cosas en dónde deben de estar. El trauma de la ceguera, inicio de la obra, sumerge al público en el desamparo y la angustia de la violencia, fugaz, pero aleccionadora: sólo da una ligera medida del valor que tiene aquel que sufre en su carne frágil los estragos más duros. Hay un cuerpo real y no podemos olvidarlo, luego está el imaginario, la ilusión de una completud imposible, y el cuerpo hablado, simbólico. Nuestro cuerpo es fragmentado, cuerpo compuesto de pedazos varios –propios y otros- que tienden hacia una unidad siempre incompleta. Esta es la dimensión ética de la obra: mostrar la falta o el agujero que nos constituye, lo que todos quieren ocultar, o lo que nadie quiere ver.
Estamos en la época de la ciencia al servicio de la cirugía estética. ¡Esta  lo repara todo! Esas son las tinieblas actuales. Unas imágenes “ideales” que se multiplican como en un espejo roto para intentar suplir los agujeros simbólicos. Imágenes que se confunden con unas prótesis de identidad y fracasan en el intento, ya que no pueden sostener la estructura. La última intención de estas imágenes ideales es la de afirmar su empeño feroz de omnipotencia, el poder con todo sin contar con los limites. Sin contar con la misma condición humana, lo que llamamos la castración, la enfermedad, la muerte, o las faltas del viviente. Más que nunca, el Ideal actual y su exigencia castigan la falta en la estructura como su fracaso personal.
Sin embargo, la obra no es una pesadilla, ya que trascurre en el sueño surrealista de una realización del deseo, sostenido por la memoria que nos constituye, “la materia es memoria” y sostenida también por el amor, nuestra materia prima, los cuerpos compuestos unidos por los abrazos.
Cuanto trabajo bien hecho y tan habilmente articulado para dar cuenta de lo insoportable, humanizado, elevado a la categoría del arte y de la dignidad.
“Anda delante mío y sé integro”, le dice Dios en el Génesis. Le llama íntegro, pero le pide una parte. Se podría pensar que para alcanzar cierta integridad, uno debería recordar siempre que le falta algo. Esta es la cuestión y la premisa ética.

¡Gracias a todos!

Anuncios

One Comment

  1. Siempre que hablamos de la carencia fundamental del ser que es constituyente en nosotros de la estructura psiquica en sus registros como son el real, simbòlico e imaginario nos remitiremos a Jaques Lacàn, el psicoanalista frances, diremos que esa singularidad psìquica constituyente como vacìo respecto de la cual se estructura el psiquismo humano dentro del Edipo que se convierte en la infancia en el nucleo vacìo de la castraciòn fundamental creadora de ese universo , como si a partir de esa hendidura, esa singularidad creadora del bing bang, universo humano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: