Salte la navegación

Monthly Archives: diciembre 2018


En el Teatre Lliure. A partir de la novela de PHILIPPE CLAUDEL
dirección GUY CASSIERS.
Una fábula sobre el exilio, la soledad y la búsqueda de la identidad. Un monólogo interpretado por Lluís Homar en uno de los montajes del mismo texto del director de la Toneelhuis Guy Cassiers.

Si pueden, no se la pierdan.
¿Cómo dar un giro magistral al horror y a la violencia para engendrar algo de signo contrario: un humano lleno de bondad y amor? Auténtica magia en nuestros días de barbarie. De la masa sin rostro, de las pilas de muertos o exiliados, el autor levanta a uno sólo – al señor Linh- para humanizarlo, arrancándolo de la melée impersonal e indiferente. Cuando las noticias que bombardean cada día nuestra cabeza, hablan de centenares de muertos, miles de exiliados, la obra focaliza a uno sólo, único, con su historia y su memoria. El autor lo eleva a la categoría de persona. Eso se llama salir de la banalidad del Mal, o rehumanizar nuestra condición.
El hombre es una críatura de vínculos y de palabras, sin los cuales seguramente, no podría vivir. Linh, inventa a su amada nieta para cuidarla y encuentra a su amigo en el Parque. Eso salva su vida del anonimato y de la burocracia, son relaciones entrañables que iluminan la obra.
La nieta se llama Sang Diu, extraño eco para nosotros: lo que la sangre dice cuando habla.
Un poco de amor y tan bien dicho, nos conviene como espectadores ya que pone un límite a la barbarie. Le llamaría una obra ética.
Luis Homar, un mago. Gracias.