Skip navigation

Category Archives: General

Hoy, parece que se impone el narcisismo y la afirmación del yo, de un yo sin faltas
ni perdidas, un TODO, intemporal. En esta afirmación y de su “autoestima” –eso se
escucha ad nauseam– se vuelcan hoy un sector de la Psiquiatría y del Conductismo. Es
la Cura del Narcisismo y del refuerzo yoico. Me falla la autoestima, dice el paciente,
y el terapeuta le replica: ¡Quiérete a ti mismo! Creo que es hora de salir al encuentro
de esos pseudo “tratamientos” que desconocen la esencia del sujeto con argumentos
válidos de nuestra teoría y clínica. En la clínica observamos que los ataques de ansiedad
o de pánico vienen a delatar el fracaso de este intento por implantar una prótesis de
completud infalible.

Aparentemente, asistimos al triunfo del YO y de una imagen vigorizada que encuentran su
fascinación en el espejo. Sin embargo, esta operación es mortífera y reduce el sujeto a
un objeto alienado al Otro y a sus mandatos, cada vez más frágil a pesar de su
desarrollo muscular. El narcisismo determina las formas de goce para un sujeto que se
defiende con su imagen ya que ésta es el soporte de su identidad.

Este sujeto, o lo que queda de él, es lo que llega, a veces, a nuestra consulta.
Hace poco recibo a un sujeto joven, muy enclenque, con “ataques de pánico”. Tras una
intervención de cirugía estética, operación que se suele hacer sin ningún escrúpulo,
empiezan sus ataques. A veces, el bisturí quita lo que sobra, o pone lo que falta sin
contemplar las consecuencias. Su cuerpo ha sido tocado y no responde como coraza
identitaria. En sus sueños se suceden actos de suma violencia: él liquida a sus agresores.
Se pasa el día en el Gimnasio.

Seguirá…

Anuncios

Psicoanálisis en tiempos de crisis, es una nueva página en Facebook, un intento de
decir algo en tiempos de crisis acerca de las turbulencias actuales y de sus efectos
sobre nosotros, en nuestra clínica y en nuestra sociedad. Espero y deseo recibir tus
aportaciones e intercambios, sin los cuales esto no tendrá mucho sentido.

Un síntoma actual, uno entre tantos, pero este especialmente doloroso, es la amenaza
de cierre que recae sobre Xoroi, librería que representa el psicoanálisis en esta ciudad. Una librería de psicoanálisis como ésta, la única, no puede cerrar sin implicarnos a
todos. Es una cuestión ética personal y colectiva, la que nos une al Libro y a la causa. Compartimos, entre varios, el reto de reconducir esta amenaza y darle a Xoroi y a
nosotros un nuevo y estable proyecto de existencia y continuidad, el que se merece.

Se multiplican los Gimnasios y cierran las librerías, curioso ¿verdad? Acaso avanzamos
hacia la consecución de un sujeto decapitado, que resuelve así sus dolores de cabeza.

http://www.facebook.com/psicoanalisisentiemposdecrisis

Éste es mi lamento, tras el huracán que arrasó España el 22 de mayo, tiñéndola de un solo color: el color de la derecha. ¿Cómo se define la derecha actualmente? Sobre todo por su egolatría y conservadurismo; un rebaño capitalista que se desentiende de la ética y de la solidaridad imprescindibles en toda convivencia. Un sistema que ignora a sus integrantes. ¡Así están las cosas!

Sin embargo, hay un contrapunto, ha nacido el Sol, una alternativa de largo alcance: la “Spanishrevolution”. La indignación aquí es compartida con los que están hartos de soportar lo insoportable, véanse los excesos de todo tipo, las corruptelas, la xenofobia, los recortes para los más recortados: en suma, la injusticia social generalizada.

¿Cómo se define este despertar? En primer lugar es alegre, hay una alegría del reencuentro en las plazas. No hay palos ni fuerzas del orden, esos también están hermanados en la indignación y no van a cargar.

La afluencia es masiva, no es cosa de pocos sino de multitudes.

El movimiento se ha globalizado. En Bruselas también sale el Sol, y en tantos otros lugares, contagiados por este reguero de esperanza.

Hay un deseo mundial de cambios que apuntan a muchas cuestiones esenciales, pero sobre todo apuntan a cambiar las tiranías y connivencia entre poder político y poder económico. Todo ello sostenido por Internet: el movimiento nace en la Red y acaba en la calle; éste es el salto histórico. Internet vehicula la nueva conciencia y los derechos del hombre.
Curiosamente, la izquierda, definitivamente castigada, queda fuera del mapa político. La izquierda, ahora en la oposición, ¿podría acercarse al 15 de mayo para recuperar el lugar que le corresponde? Esta es, por lo menos, la expresión de un deseo.

Se perfila, a mi entender, LA ESPAÑA DECANTADA entre sistema y antisistema, o la humanización de un sistema, para los humanos que nos ha tocado vivirlo.

Zizek en Barcelona,  invitado para hablar sobre la Verdad y la Revolución. Como dijo Martí-Jufresa en la presentación, el único que arriesga algo en una conferencia es el público. Así fue, en parte, y el riesgo es proporcional a la expectativa: la de escuchar a un auténtico profeta de nuestro tiempo y con-vocatoria masiva. Discurso hiperactivo e hiper-ubicuo, como el mismo personaje que está en todas partes y en ninguna, siguiendo la asociación libre de su propio deseo y de su amor por la palabra. “Por eso me tildan de Fidel”, dirá al finalizar, como aquél adicto que no puede soltar su droga (su hamster).
Entró a matar, matar toda ilusión de plenitud o de destino en lo universal, empezando por sí mismo. Su primera definición fue la castración simbólica, la que divide a aquél mortal infeliz que teníamos delante (lleno de tics, por cierto) del Ideal que habían construido sus presentadores. Y se iban sucediendo los ejemplos para dar cuenta del descontrol y de la falta de dominio de este sujeto descolocado, que es llevado siempre por otra cosa. Chaplin que traga su silbato, Psicosis: una voz sin cuerpo, el relato del ventrílocuo de Hitchcock (de la serie “Alfred Hitchcock presenta”) y así un equívoco tras otro, para tratar de apresar lo inefable que soporta nuestro humanoide, que va a la deriva de la pulsión de repetición, sin poder corregir el rumbo: intenta otra vez, fracasa nuevamente, fracasa mejor. Citó a Beckett. También a Havel: en la Historia, el mal sucede al mal, y así indefinidamente…
Todo ello sembrado de anécdotas, todas brillantes. A saber, cuando Napoleón envia sus tropas a Haití, para sofocar la rebelión de los esclavos, ordena tajantemente matarlos a todos, por una razón de peso: la rebelión de un esclavo es un mal ejemplo. Al llegar, los soldados franceses escuchan unos cánticos… No son canciones indígenas lo que entonan, sino “La Marsellesa”. Desconcertados, deciden finalmente unirse al símbolo, o sea, al ejército de los esclavos, esta vez libres.
Hoy la ideología dominante es cínica, dirá Zizek, el cinismo predomina (“narcinismo”, decía C. Soler) Qué mejor ejemplo para ello que Donald Rumsfeld cuando, para hablar de las armas de destrucción masiva de Saddam, introduce tres categorías: hay cosas que sabemos que sabemos, otras que no sabemos que sabemos y luego está lo que no se sabe que no se sabe… Pero Rumsfeld omite la cuarta: lo que no sabemos que se sabe (que puede no haber armas de destrucción masiva). Así son las cosas…. que nos llevan a las guerras. Las cosas no son como son, sino como uno las percibe (o las manipula).
El padre de su hijo puede ser un pobre idiota y, sin embargo, ser elevado a la categoría de un ideal incuestionable. No saben lo que hacen pero lo hacen, dirá Marx. Es decir, que la ilusión marca la ideología, con todo su peso. A partir de aquí, Zizek introduce otro concepto psicoanalítico: el sujeto supuesto saber, o sea, la transferencia, aplicada ahora a la creencia, como sujeto supuesto creer.
Nadie cree en los Reyes Magos y, sin embargo, todos los esperan: el niño perpetúa esta creencia y así obtiene sus regalos, o sigue soñando, y perpetúa, de paso, la creencia de los niños-padres. Todos conocen la verdad y, sin embargo, se abstienen. En la película de Benigni La vita è bella el padre inventa un juego para su hijo: esto (el Horror) no es lo que parece; es una competición con los nazis. Zizek improvisa otra final, alejado del previsible “happy ending” –el padre se sacrifica para salvar al hijo-, ¿y si el hijo sabía desde el principio que el padre fingía, fingiendo él a su vez para no decepcionar al padre?
¿Será este el “juego” del Holocausto que nadie podía creerse, a pesar de todas las evidencias? ¡Y seguimos jugando!
La ciencia, a su vez, perpetúa las creencias atávicas, omnipotentes. Lo imposible puede pasar. Hoy, es posible operar a un sujeto para dotarlo de pene y de vagina a la vez. Así, concluye Zizek, uno puede follarse a si mismo… Pero, eso sí, nunca podrá darle por el culo al capitalismo.
La salida, nuevamente, si es que la hay, es la castración simbólica. Lo que muere en la cruz es el Dios omnipotente que no puede salvar a su hijo. Es el mismo Dios que también le falla a Job, a pesar de la insistencia de éste en situarlo allí donde no está.
Admitir la impotencia y cierto caos sería un modo de reducir el “Holly Spirit” de las creencias infantiles, que se vuelven contra nosotros con un fracaso renovado y una violencia reduplicada. ¿Acaso no podría existir un colectivo sin un Gran Otro como garantía?
Bill Gates privatiza el sentido común, nuestra propiedad intelectual. Lo que nos es propio queda en entredicho. En China, hay políticos que trabajan en una estrategia para influenciar y regular el pensamiento de sus súbditos, esta es la meta.
La alianza entre capitalismo y democracia es cada vez más peligrosa y se aproxima al totalitarismo. Estamos demasiado cerca -inmersos en el Mal- para poder percibirlo. Hay que retroceder, situarse a distancia para ver el paisaje.
Algunos hablan de la luz al final del túnel. Zizek se pregunta, ¿no será esta otra trampa, otro tren que se precipita a nuestro encuentro? Esto y muchas otras cosas fueron dichas y escuchadas en el IFB, el 14 de Junio de 2010.
Queda en el tintero la historia del “hamster”, si deseas conocerla me lo comentas.

La cinta blanca…con sangre entra, esta  regla de tres implacable,  determina la relación  de una educacion totalitaria con sus efectos,  la producción de sujetos perversos, o lo que hoy  llamaríamos terroristas.

La pelicula me ha sacudido fuertemente por su belleza extraordinaria, intemporal, un Dreyer prendado del paisaje,  de los rostros  acariciados por la mirada Haneke que penetra hasta el fondo de sus almas malditas y atormentadas. Belleza que recubre  o hace mas soportable el horror que subyace.  Salí de la Sala algo extraviada y furiosa, peleándome con MH y a la vez intentando entenderlo. La reflexión me fue llevando hacia  varias salidas, sin salida, una de ellas: Kant con Sade, escrito de J. Lacan. Kant estaba equivocado, nunca más claro, la moral como práctica incondicional de la razon no puede desconocer el principio del placer. En este olvido se plasma tambien la ética del verdugo que tortura a sus hijos  en nombre del Bien supremo y cosecha al pajaro degollado, entre otros horrores.  La hija le devuelve su mensaje al padre.

Sade añade al imperativo categórico el imperativo del goce. El secreto oculto en la Ley moral es el elemento sádico. El espectador, nosotros vemos las dos caras de la moneda, sobre todo la cara mas siniestra oculta  del moralista y desvelada por el Marqués.

En Filosofia en el tocador, Sade escribe: “Tengo derecho a gozar de tu cuerpo…y este derecho lo ejerceré sin que ningun limite me detenga en el capricho de las exacciones que me venga en ganas saciar”. ¿Lo habrá leido Haneke? Sin duda lo sabe. Es así como el sádico impone el goce como imperativo del Superyo y por ello el dolor que inflige es inequívoco, no se oculta en la universalidad de la una moral que pretende la ortopedia del yo y la represión de los instintos  mas bajos.

Esta es la Etica del verdugo que actua en nombre del Bien supremo. “Yo obedezco ordenes” dirá Eichmann desde la banalidad del mal. Este ha sido tambien el lamentable  error de H. Arendt ya que la verdad del sujeto y su responsabilidad está en su deseo y no en el imperativo universal.

Haneke dice de su pelicula que no es una explicación del nazismo como se ha difundido y añade algo asi : “ un microcosmos que representa al macrocosmos”…Dificil insistir en el amor al prójimo cuando lo que se transmite es el odio. La cinta blanca está manchada de sangre, mancha que se irá extendiendo. ¿Cómo detenerla?

El arte se anticipa al psicoanálisis dirá Lacan  y  M.H.  hace honor a esta verdad. Nace en 1942, estudia Filosofía, Psicología y Dramaturgia. Trabaja durante muchos años en la Televisión y el Teatro, ambitos que conoce en profundidad, conocimiento que apreciamos y que se traslada luego a sus peliculas.

Estrena su primera pelicula en 1989: El 7º Continente y tres años mas tarde Benny’s Video, luego  71 Fragmentos de una cronología del azar.

Para mi esta primera Trilogia es lo más  contundente de su filmografía.

En esta trilogía  anticipa su mensaje implacable, como un mazazo sobre la cabeza del espectador. Gran investigador de la violencia y de su performance,  Haneke utiliza la misma violencia como herramienta de trabajo. Sacude al espectador, objeto pasivo de la mirada y le implica en lo que ve: “mira lo que miras” lo interpela, y lo convierte asi, al espectador pasivo,  en el complice de la barbarie, del lado del verdugo y de la victima a la vez.  Es así como el espectador ya participa   en la obra, una pesadilla claro, pero a la vez despierta para asumir  su responsabilidad en la sociedad que le ha tocado vivir,  en El tiempo del lobo.

Más de lo mismo, no se escandalicen ustedes,  lean la Prensa y vean los Informativos, la Television,  este vertedero  que escupe imparablemente su violencia sobre los pequeños burgueses acomodados que nos representan, sumidos y manipulados como estamos por el horror, sin saberlo. Haneke introduce una fuerza malevola en nuestra confortable vida burguesa occidental, la pesadilla no se acaba nunca, ni con el mando a distancia.

Nada puede cambiar el destino de una ficción que redobla la realidad.

Despues de la trilogía enunciada Haneke estrena Funny Games,  1997

El Castillo, mismo año. Código desconocido, 2000 y 2001,  La pianista, otro Gran premio del Festival de Cannes. 2003,  El tiempo del lobo.

y 2005 Caché,  recibe varios premios y algunos la consideran como una de las mejores peliculas de la historia del cine.

Hay un parentezco entre sus peliculas. Si tuviera que condensar toda su filmografía el comentario sería un largo aullido… como aquellos que nos despiertan de una pesadilla,  para seguir soñando.  Sólo vemos una pelicula, siempre la misma, estamos ingresados en ella.

¿Podemos decir que se trata del anticine?  Si el cine ha nacido para recubrir lo insoportable de nuestras vidas, Haneke arranca todos los velos,  descubre lo que nadie quiere saber. Estamos en las antipodas de Hollywood, no hay happy end, el final esta a la altura de la tragedia que hemos urdido entre todos, sin perdón.

La muerte del cerdo, fotograma que se repite y   encabeza Bennys Video, es  el anuncio del sacrificio,  o la crónica de una muerte anunciada. El cerdo recibe sobre su cabeza el tiro de gracia. Este es el mensaje de Haneke.

La cultura no detiene la barbarie, dice Elie Wiesel,  pero sin embargo hay que seguir intentándolo…

Que renuncie aquel que no puede aproximarse a la subjetividad de su epoca, dirá Lacan.  Desde el psicoanalisis intentamos hablar para ceñir algo  más del horror que nos habita.

El pronóstico de la Organización Mundial de la Salud nos advierte:
“Se espera que los trastornos depresivos, en la actualidad responsables de la cuarta causa de muerte y discapacidad a escala mundial, ocupen el segundo lugar, después de las cardiopatías,  en el 2020”.
Según  los datos de la OMS: 121 millones de personas padecen depresión. Asimismo, esas depresiones representan una auténtica hemorágia de energía y de dinero que colapsa la sociedad y  que supone un reto para los políticos de la Salud.
Las depresiones dan cuenta de esta cara oscura de nuestra intimidad  contemporánea,  cuya otra cara es el ideal del éxito y de la obligada felicidad-para-  todos.
La depresión es un fenómeno de la época que representa su estado de ánimo, es la enfermedad del discurso capitalista,  como la llaman algunos. El sujeto deprimido o melancólico es aquel que no acaba de encontrar su lugar en  los vínculos sociales, y asi padece su  desgana, orfandad y desamparo.
La  paradoja que delata este ejército de deprimidos,  como patología principal de nuestro tiempo,  viene a decir lo mismo, hay un malestar creciente de muchos sujetos que sufren  una especie de duelo interminable,   abandonados a su suerte,  o  a sus fármacos,   y a su silencio en soledad. Hay sujetos que no acaban de estabilizarse en una relación al otro con su diferencia y sus marcas,  para poder  tratar su síntoma y situarlo en su historia particular.
Si  Freud construye su teoría sobre “El sentido de los síntomas” que se  anudan  con el inconsciente,  con  el lazo  social,  en los lazos entre padres e hijos,  en el compromiso y los afectos subjetivados, hoy  podemos constatar  que  a veces poco sentido le queda.
Según Freud, el afecto depresivo traduce la sumision del yo al superyo relacionada con la culpa. El superyo impone un sacrificio y reclama cada vez más y más. Para Klein, la depresión está relacionada con el desespero por la destrucción de los objetos amados a causa de la propia destructividad. En terminos lacanianos diríamos que el sujeto deprimido ha renunciado a su deseo y se entrega sin resistencias a la inercia del sufrimiento. ¿Cómo entender y tratar este flagelo de nuestro tiempo marcado por una tristeza  tan especial y paradójica?
¿A quién encomendarse?
¿Dónde encontrar algún sentido orientador en lo personal y  en lo colectivo?
Los psicoanalistas no pensamos en los términos de la  “epidemia” periodística, tratamos a cada sujeto uno por uno,  para darle un lugar propio y devolverle la palabra. Las respuestas, desde este Blog recien estrenado,  iran llegando.

Hace un tiempo ya que le doy vueltas a mi página web, danielaaparicio.com cómo dotarla de  vida e  interactividad, finalmente mi pregunta sería: ¿cómo entrar en la sociedad digital en la que estamos inmersos?

Este Blog es una respuesta y un intento que deseo poner a prueba.

Entiendo que ya no somos al estílo clàsico, simples consumidores de información, ahora somos “prosumidores”, la consumimos y a la vez la producimos, interactuando en las redes sociales. Esta es la nueva realidad que puede transformar un sujeto pasivo en un participante comprometido.

Deseo estar e intentar participar en esta Conversación, para escuchar y hablar como siempre he hecho desde el Psicoanálisis, esta vez con una nueva dimensión, la desconocida para mi. Entiendo que mi recorrido me ha permitido acumular algunos conocimientos y muchas preguntas y eso es lo que voy a transmitir en este espacio. No pienso poder ser una blogger diaria, no se trata de un “diario”, sino de un blog con una marcada orientación profesional y estílo personal, que salga al encuentro de algunas cuestiones álgidas de nuestra realidad social, que despuntan en los mass media y merecen las respuestas adecuadas.

Espero aportar articulos y opiniones, información, que tengan sentido y valor para ti, estimado lector. Igualmente, deseo recibir tus opiniones y comentarios bienvenidos, que son para mi la condición de una continuidad.